Ir al contenido principal

Entradas

Noctámbulos | Capítulo 6: Los cabrones descerebrados suicidas & Company... [Parte 1]

Cameron

Habían pasado dos días desde que Brooke y yo habíamos hablado, y todavía no sabía nada de ella. Yo esperaba cada mañana a que el coche de su amiga llegase y ella se bajara, pero eso no había sucedido aún.

La mañana del tercer día desde que no veía a Brooke, yo estaba sentado en el capó de mi coche cuando una moto particularmente familiar apareció en el aparcamiento del instituto. 
Todos los estudiantes se quedaron mirando al recién llegado con sorpresa mientras yo aparte la mirada y observe la puerta de entrada, esperando a que ella apareciese en cualquier momento. Necesitaba hablar con ella, saber si aceptaría el trato que le había propuesto.
-¿Por qué la gente nos mira con tanta curiosidad? - dijo Roger interrumpiendo mis pensamientos mientras se bajaba de la moto y se sentaba junto a mí. Yo seguía con la vista clavada en la entrada, esperando.
-No lo pueden evitar. Soy irresistible. - dije bromeando mientras elevaba lentamente las comisuras de mis labios - Los chicos me envidian…
Entradas recientes

Noctábulos | Capítulo 5: Malditos, mudanzas y un café calentito...

Brooke

Una vez que cruce la puerta de mi casa me fui directa a mi habitación. Estaba tan cansada tanto física como mentalmente que simplemente caí en mi cama. Al tumbarme note el sonido como algo que crujía levemente. Me senté y cogí una nota arrugada:


Kristen ha roto con su novio. Ahora quiere el turno de noche así que nos lo hemos cambiado. ¡¡Así pasaremos más tiempo juntas!! ¿No es genial? Ahora mismo estoy en el estudio de Jack recogiendo algunas de mis cosas. Volveré un poco tarde. Mañana me cuentas que te ha ido esta noche. 
Te quiero
K.-

Deje la nota encima de mi mesilla y volví a tumbarme en la cama, intentando cerrar los ojos y quedarme dormida lo más rápido posible para olvidarme, aunque sea un par de horas, de todo lo que había sucedido esta noche. Pero como era de esperar, mi cerebro tenía otros planes para mí y decidió mantenerme despierta en contra de mi voluntad.

¿Podría alguien sentirse tan vacío como yo me sentía en este momento? Ni miedo, ni asombro, ni confusión, ni sueño…